Joan Parareda de Tona, se quedó en el paro y ante la dificultad de encontrar trabajo debido a la edad , decidió aprovechar su experiencia y abrir un bar. Con la capitalización del paro y recursos propios pagó parte del traspaso de un bar, compró más equipamientos y productos para iniciar la actividad. La compra de derechos se fijó en 15.000 € ( IVA aparte) , de los que pagó su mitad. Abrió el Spaicuina hace un año.

El local está en la plaza mayor de Tona, y tiene una capacidad máxima de 30 plazas, ofrece desayunos de tenedor , menú de mediodía y servicio de menú especial las noches de los viernes y sábados. En el centro de la población no hay ningún otro restaurante .

Actualmente pide una ayuda a Acció Solidària Contra l’Atur para hacer el segundo pago del traspaso (que había que hacer al cabo de un año), y ASCA le concede un préstamo sin interés de 5.000 € a devolver en 25 meses.

Suerte y fuerza con el proyecto !