Después de leer el artículo La millora laboral s’estanca i l’atur torna a pujar al 20% en el diari ARA el 24 d’abril de 2015, nos parece destacable la opinión y la visión de la profesora del Esade, Ángel Valles, y creemos oportuno destacar algunos párrafos.

El primer trimestre dejó un sabor agridulce al mercado laboral catalán, que entró hace más de un año en una tendencia clara de mejora, pero que desde hace algunos meses está viendo como esta recuperación pierde vigor. Poniendo las luces largas, la mejora es indiscutible: 82.000 parados menos que hace un año y 64.000 ocupados más, pero cuando se compara el primer trimestre con el mismo período del año pasado no pasa lo mismo.

Entre enero y marzo, el paro volvió a repuntar en Cataluña hasta el 20% -frente al 19,8% del trimestre anterior- y, en términos absolutos, los 1.500 parados más en los últimos tres meses son un dato peor que la de hace un año. En total, la cifra de parados se situó en 758.000 personas, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ayer publicó el INE.

Por el lado del empleo, las cosas tampoco fueron para tirar cohetes. Cataluña destruyó borde 25.000 puestos de trabajo durante el trimestre y el efecto de la contratación de Semana Santa no se notó, tal vez porque los días festivos ya cayeron en abril. El año pasado, en este mismo periodo, se destruyeron más de 38.000 puestos de trabajo.

En todo el Estado la destrucción de empleo superó los 114.000 puestos de trabajo, una señal de la «fragilidad del actual sistema». 

Pincha la industria

El sector acapara la subida del paro hasta marzo en Cataluña. La evolución de la industria fue una de las malas noticias de la EPA del primer trimestre. El paro creció en más de 4.000 personas en este sector, que lideró la reanudación en el mercado laboral a mediados del año pasado. Los servicios, en cambio, el paro disminuyó en términos similares, aunque tampoco se puede decir que estas personas encontraran un trabajo, ya que el número de ocupados cayó en prácticamente todos los sectores: 19.000 ocupados menos a los servicios en tres meses, casi 5.000 menos en la industria y cerca de 4.000 menos en la construcción.  

Los jóvenes todavía sufren

Una de cada dos pérdidas de empleo fue entre menores de 30. La destrucción de empleo de los primeros tres meses del año, de borde 25.000 personas en Cataluña y 114.000 en todo el Estado, cebó con los jóvenes. En Cataluña, una de cada dos personas que perdieron su empleo tenían entre 16 y 29 años.

El hecho de que el descenso en el empleo se centre sobre todo en los más jóvenes es uno de los rasgos más preocupantes que aún presenta el mercado, según la profesora Valls. 

Trabajos menos seguros

Los trabajos no son ni «estables» ni «de calidad», según InfoJobs. Las condiciones laborales y salariales de los nuevos trabajos que se crean son uno de los elementos de discordia a la hora de interpretar los datos. Según los sindicatos CCOO y UGT, la EPA del primer trimestre del año refuerza sus dudas sobre la recuperación y refuerza que el poco trabajo que se crea es «precaria y temporal».