Con motivo del Día Mundial por el Trabajo Decente, el pasado 7 de octubre una decena de entidades adheridas a la Plataforma por el Trabajo Decente nos manifestamos para denunciar que, en Cataluña, trabajar ya no es una garantía para salir de la pobreza. Para evidenciarlo leímos un manifiesto en el que, entre otras cosas, se denunciaba que hoy en día el trabajo sólo garantiza una «vida decente» en la mitad de familias trabajadoras y que cerca de 400.000 personas ocupadas no llegan a fin de mes en Cataluña. Por todo ello reclamamos que es «prioritario» construir una sociedad que cree trabajo para todos.

Puede leer el manifiesto completo.