Este año, los premios Josep M. Piñol han tenido unas características muy especiales. Debido a la pandemia no ha habido público y hemos hecho el acto por streaming. Esto ha permitido a muchas personas, más de 190, conectar por internet en el mismo momento y tener la posibilidad de ver todo a través de nuestra web en días posteriores. Otra novedad de este año es que hemos contado de forma totalmente desinteresada con el periodista Antoni Bassas, para hacer la presentación del acto.
Aprovechando su presencia, nos ha contestado muy amablemente unas preguntas

Antoni Bassas nació en Barcelona, ​​en el barrio de Gracia, hace 59 años. Ha sido corresponsal de TV3 en Estados Unidos durante 4 años y ha obtenido diferentes galardones, entre ellos, el Premio Ondas (1997) y el Josep Pla de narrativa (2018).

En España hay 1.027 ONG y sólo un 19% se dedican como ASCA a personas en riesgo de pobreza y marginación. ¿Crees que son necesarias? ¿Contribuyen a crear un mundo más justo?
Todas las iniciativas destinadas a cuidar de los más necesitados son necesarias. Después, deben ser útiles. Y entonces tenemos que ver qué fuerza tienen, qué capacidad de trabajo, de captar talento y de captar inversiones pueden tener. Porque es verdad que a veces se ha caído con la atomización de la ayuda. Pero en un momento en que más bien nos quejamos de la falta de solidaridad, es evidente que sí son necesarias. Estamos cada vez más en una sociedad muy exigida y ha entrado de una manera muy fuerte una manera de individualismo. En estos momentos hay mucho desamparo, da la sensación de que falta una manera colectiva de sociedad. Quizás en Cataluña, que es un país de más tradición de izquierdas, esto no se nota tanto, ni a la opinión pública ni a la opinión publicada. Pero la tecnificación, la destrucción de puestos de trabajo y la misma marcha acelerada del mundo que está ensanchando la distancia entre los más ricos y los más pobres, y que ahora está destruyendo clase media, explica hasta qué punto la situación es delicada.

La financiación pública se reduce constantemente. Es muy difícil obtener recursos, sobre todo para las organizaciones que trabajan para hacer frente a conceptos como el paro o el trabajo precario. ¿Qué le pedirías a una ONG para ser donante?
Yo, lo que le pediría son resultados, esto por encima de todo, las buenas intenciones se dan por descontadas, pero lo que se necesitan son resultados y resultados pensando no sólo solucionar lo más urgente sino también en acabar con las fuentes del paro , como pueden ser la educación para todos, la necesidad de presionar a los poderes públicos y los mercados para que entiendan que si no hay inversión en conocimiento y en educación estaremos siempre encima de un paro crónico.

La situación actual, y la prevista próximamente, nos dibuja una sociedad con más paro y más pobreza. ¿Crees que esta situación hará aumentar o disminuir las ONGs?
El impacto en las ONGs no lo sé, pero lo que si sé es que las necesitaremos más que nunca