Jubilada y voluntaria de ASCA, Montserrat Guinovart tiene 67 años, es  Licenciada en económicas, nació en Valls y vive en Sant Esteve de Palau Tordera.

¿Desde cuándo y por qué eres voluntaria a ASCA?
Siempre había pensado que cuando me jubilara quería hacer de voluntaria. Primero, y durante medio año, colaboré con la Cruz Roja de Sant Celoni, pero no me identificaba demasiado con el lugar que me asignaron. Entonces, un conocido me habló de ASCA y ahora soy voluntaria de la Fundación desde hace tres años. También hago de voluntaria a Iniciatives Socials Vall Alt del Tordera (ISVAT), desde donde transmitimos a los ayuntamientos las necesidades e inquietudes sociales de la ciudadanía.

El esfuerzo de venir a ASCA una vez por semana, viviendo lejos, ¿te compensa?
Para mí no es ningún esfuerzo especial venir a ASCA cada semana. He vivido muchos años en Barcelona y venir a menudo me va muy bien para no perder contacto con la capital. Aprovecho los jueves que es el día que vengo para quedar con alguien o hacer algo de la cultura que nos falta en los pueblos: exposiciones, museos o charlas.
Además, el ambiente con los compañeros de ASCA es muy bueno, siempre aprendo cosas nuevas y creo que entre todos hacemos una tarea buena y necesaria.

¿Cuál es tu tarea a ASCA
A ASCA formo parte del equipo que trabaja los proyectos que nos llegan de personas emprendedoras. Este equipo, llamado «taula dels dijous», toma la decisión, una vez analizada la iniciativa, de aprobar o no un préstamo. También hago de tutora de alguno de los proyectos. Esto significa que también acompaño a la persona emprendedora de la que soy tutora para que su propuesta sea un éxito.

Respecto al voluntariado en general, crees que las mujeres aportan valores distintos de los que aportan los hombres?
No creo que las mujeres aportemos valores distintos de los que aportan los hombres, pero sí debo señalar que, a veces, damos más importancia a algunas de las cosas que los hombres pasan más por alto.

¿Qué le dirías a una persona que tuviera tiempo y estés pensando en el voluntariado?
Yo recomendaría a todo el mundo que hiciera de voluntario. Ahora bien, lo más importante para hacerlo es tener ganas y, sobre todo, encontrarse cómodo con lo que hagas. Hacer de voluntario es una tarea muy bonita pero que exige un compromiso y una responsabilidad.

Considero que las personas voluntarias son muy necesarias en la sociedad donde vivimos. Y es muy gratificante porque retornas a la sociedad algo de lo que ella te ha dado.