Los Premios Josep M. Piñol 2019 han contado con la participación de Espigoladors,que fue premio a la innovación 2015.

Espigoladors es una empresa social constituida como fundación que nació en 2014 con el objetivo de construir un modelo alineado con los principios de economía circular con un triple impacto: social, económico y ambiental.

Esta fundación lucha contra el despilfarro alimentario a la vez que empodera personas en riesgo de exclusión social. Actúa sobre tres problemas y retos sociales: el desperdicio de alimentos, la falta de acceso a una alimentación adecuada, saludable y nutritiva, y la falta de oportunidades para personas en situación de vulnerabilidad.

Con los productos alimentarios que recuperan hacen mermeladas, cremas y patés con la marca «im-perfect». Es la primera marca de España que comercializa productos de calidad a partir de excedentes alimentarios.

Mireia Barba, presidenta de Espigoladors, explica que «al inicio fue un sueño -y también una inconsciència- que hemos podido hacer realidad. El Premio Piñol nos dio un buen impulso y ánimos para continuar. Hoy ya somos veintisiete personas contratadas y una importante red de voluntarios «.