Con motivo de la Jornada Mundial pel Treball Decent, promovida alrededor del mundo el día 7 de octubre por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y por la Confederación Sindical Internacional (CSI), una jornada reivindicativa y de denuncia en la que la fundación Acció Solidària Contra l’Atur se suma de forma activa al participar en la Plataforma pel Treball Decent, y juntamente con las entidades abajo firmantes os invitamos a acompañarnos el próximo día 7 d’octubre a las 17 h. en el acto que tendrá lugar en la plaça Sant Jaume de Barcelona.

Un año más, en esta jornada por el Trabajo Decente, conviene insistir en la situación dramática a la que se ven abocadas muchas personas que han perdido su trabajo o que están en riesgo de perderlo, de forma especial aquellas que hoy hacen las tareas sencillas y menos valoradas por la sociedad.

A la hora de afrontar el futuro, como entidades de Iglesia o de inspiración cristiana, posamos en el centro de nuestras preocupaciones las necesidades de las personas más desfavorecidas. Hoy la Tierra tiene suficientes recursos porque todo el mundo pueda vivir dignamente, la cuestión es como repartimos el trabajo entre todo el mundo para poder después también compartir la riqueza.

Debido al gran desarrollo tecnológico de nuestro mundo, hay un intenso debate sobre el futuro del trabajo y se plantean muchas dudas sobre si la creación de nuevos puestos de trabajo compensará la importante y previsible destrucción de muchos de los actuales. Ante los retos del futuro y comprometidas desde nuestra esperanza, creemos que:

A pesar de que el hito de nuestras entidades es colaborar para que todo el mundo pueda tener un trabajo digno y decente, en el día a día hay que dar respuesta a mucha gente que sufre por falta de trabajo o de trabajos precarios. Además de nuevas políticas activas y actualizadas contra el paro, hace falta una Renta Garantizada de Ciudadanía que llegue a todo el mundo que lo necesite, gestionada de forma transparente y con la participación de las personas afectadas.

*Comunicado de la Plataforma del Treball Decent