Desde el Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat nos llega una solicitud de un hombre de 46 años que vive en pareja. Ha trabajado prácticamente siempre, haciendo tanto de ayudante de cocina como de repartidor de paquetería o de publicidad a buzones.

El año 2014 se quedó al paro y, cuando se acabaron las prestaciones y seguía sin encontrar trabajo, decidió darse de alta como autónomo para poder continuar haciendo de repartidor. Durante este tiempo ha utilizado un vehículo de más de 20 años, pero ahora le es imprescindible cambiarlo para poder seguir trabajando.

El coste de una furgoneta de segunda mano es de entre 3.500 y 4.000 €, y Acció Solidària Contra l’Atur le concede una ayuda a procesos de inserción laboral de 800 €, que devolverá en 11 mensualidades, para la adquisición del vehículo. Esperamos que con este préstamo sin interés pueda adquirir el nuevo transporte y consolidar su trabajo.