Cambios, incertidumbres y empatía

A menudo nos quejamos de los cambios acelerados que nos ha tocado vivir en estos tiempos actuales. La pandemia ha sido un ejemplo traumático, pero podríamos mencionar el avance de la tecnología y la digitalización de nuestra sociedad, que no todo el mundo está asimilando con facilidad, el cambio climático que estamos sufriendo y que nos afectará todavía más en los años próximos, o los progresos en el campo de la ingeniería genética, que abren puertas a tratamientos impensables hasta hace poco, pero que también plantean nuevos dilemas de carácter ético.

Hablar de cambios es hablar de incertidumbres y hablar de incertidumbres es hablar de inseguridades. A veces los cambios son deseados y las incertidumbres aceptadas. Pero a menudo nos vienen impuestos y nos generan preocupación, por las inseguridades asociadas que nos incomodan de una manera personal o colectiva, si no nos abocan claramente a una situación de angustia y crisis.

El mundo ha estado siempre un escenario de cambios y los humanos nos hemos tenido que ir adaptando, a veces de una forma suave y natural, la mayoría de veces de manera brusca y violenta, con una violencia no necesariamente física.

Las personas solicitantes que se acercan a Acció Solidària Contra l’Atur, además de las transformaciones que nos impone la sociedad, añaden otro cambio profundo en sus vidas. Todas empiezan una nueva etapa profesional y personal, algunas incluso lejos de sus orígenes y de sus familias, como respuesta a una situación de paro o de trabajo precario, y como una manera de realizarse personal y profesionalmente. Y todas, encaran este cambio con una gran ilusión, pero también con cierto temor y respeto por el que se pueda acontecer en el futuro.

Los préstamos que concedemos no solo tienen una gran importancia material para los y las peticionarias. También comportan una valiosa carga emocional que es recibida como refuerzo a sus ilusiones y esperanzas. Acompañar a las personas beneficiarias y ser empáticos con ellas es un valor añadido que nunca evitará los miedos a las incertidumbres de un cambio vital, pero sí que ayudará a reforzar su resiliencia para salir bien en esta nueva etapa que empiezan.

 

Jesús Arribas
Voluntario de la Fundación

Share This