Sofia Àvila de Rechupatas nos explica com ha vivido la pandemia de la COVID-19 en su negocio y cómo se ha reinventado  para seguir adelante.

¿Cómo funcionaba Rechupatas?
El negocio iba bien, desde la apertura del año pasado habíamos ido creciendo poco a poco, pero bien. Teníamos bastantes clientes de tienda que consumían la comida congelada, que es con lo que se centraba el proyecto.

¿Cómo te ha afectado la pandemia de la COVID-19?
Yo me centraba en producir y vender alimentación natural congelada para animales de compañía. Cuando comenzó el confinamiento, los compradores, dejaron de adquirirlo, ya que reservaron el espacio del congelador para almacenar comida propia y las ventas cayeron en picado, casi un 75%.

Coca de Sant Joan deshidratada

Coca de Sant Joan deshidratada

¿Qué te ha representado la ayuda #aixequempersianes de ASCA?
Hice un cambio de estrategia de la empresa, dado que la bajada de ventas lo había hecho insostenible. Me reinventé, di una vuelta al negocio, y empecé a producir golosinas de carne deshidratadas para perros.

La ayuda extraordinaria de 1.000 € que he recibido de Acciò Solidària Contra l’Atur me ha servido para poder adquirir la deshidratadora, y me ha permitido seguir mirando el futuro y continuar con el negocio.
Ahora con la desescalada las ventas de comida han vuelto a aumentar, pero no al nivel anterior. Actualmente, lo que me salva son las golosinas y está creciendo mucho.

Por lo tanto, si buscas alimentación natural para tus mascotas puede contactar con:

Rechupatas
Carrer Júpiter 11, local 5.
08228 – Terrassa

Si tu también quieres hacer fer realidad la reapertura de pequeños negocios cómo este…

Colabora haciendo una donación a nuestro Fondo de Solidaridad