Iryna Moroz de Novias Ukraine de Sant Andreu de la Barca, nos explica cómo han vivido la pandemia de la COVID-19 y cómo ha afectado a su negocio.

¿Cómo funcionaba Novias Ukraine?
Llevo tres años con la tienda, trabajando mucho, pero  funciona bien, tiene dos temporadas muy marcadas: alta y baja, en función de las ceremonias nupciales. Mi previsión para el año 2020 era buena, y tenía previsto alquilar un almacén cercano para poder guardar el material ya vendido y contratar una costurera para que me ayudara con mi trabajo.
Normalmente las novias acostumbran a adquirir el vestido de media unos tres meses antes de la boda. Empecé el año con muy buenas perspectivas y por esto, a principios de año, adquirí en Ucrania muchos vestidos de oferta para cubrir la demanda que preveía iba a tener, ya que la mayoría de novias vienen a la tienda buscando vestidos económicos o de oferta.

¿Cómo te ha afectado la pandemia de la COVID-19?
Como a todos los negocios me ha afectado mucho. No he tenido ningún tipo de ingreso durante el tiempo que he tenido que cerrar el negocio, han sido casi dos meses. Durante el confinamiento, mediante mensajes, he estado en contacto con las novias que me habían encargado los vestidos, todas se casaban en el 2020. Al principio los planes seguían, pero con el paso de los días se fueron postergando o anulando.
Pude reabrir el 11 de mayo. La mayoría de bodas que tenía previstas, están sin fecha o pospuestas para el año que viene. Ahora me he encontrado que sólo tengo la paga y señal, y mucho stock en vestidos.  Cómo no tienen previsto recoger el vestido, no están dispuestas a pagar el saldo pendiente. Además, ya me habían llegado todos los vestidos encargados para la temporada alta que justo empezaba.
Ahora tampoco se están planificando nuevas bodas, por lo que no recibo nuevos pedidos. Yo sólo vendo vestidos para novias.
He podido aplazar algunos pagos previstos, y los propietarios del local me han permitido fraccionar el pago y retrasarlo un poco.

¿Qué te ha representado la ayuda #aixequempersianes de ASCA?
Con la ayuda extraordinaria de 10.000 € que he recibido de Acció Solidària Contra l’Atur he podido pagar a proveedores, y seguir con la tienda abierta. Tenía adquiridos muchos vestidos que no puedo vender, era justo el inicio de la temporada alta, y se habían de pagar. Esta ayuda me ha permitido a estar tranquila, y no tener que discutirme constantemente con las clientas para el pago final de los encargos.
Ahora mismo tengo poca actividad, no puedo hacer arreglos, ni puedo planificar nada, ya que en la mayoría de las bodas no hay fechas, y muchas se anulan. Nadie quiere casarse con mascarillas.

Por lo tanto, si estás pensando en casarte, y buscas vestido puedes ir a:

Novias Ukraine
Carrer Ctra. de Barcelona, 9
08740 Sant Andreu de la Barca

Si tú también quieres hacer realidad la reapertura de pequeños negocios como este…

Colabora haciendo una donación a nuestro Fondo de Solidaridad