El premio anual a la innovación Josep M. Piñol del año 2017, y dotado con 10.000 Euros ha sido por el taller “Materializacióny Desarrollo de Conceptos, SCCL” , a partir de ahora TMDC, y que es una cooperativa de trabajo.

Este taller, creado el octubre del 2016 en el Poblenou por tres jóvenes emprendedores, Pedro Pineda, Diego Calvo y Pau Faura, tiene el objetivo de facilitar el acceso en un espacio-taller y a herramientas a todos los creadores que necesiten algo más que un ordenador para desarrollar su trabajo, especialmente carpinteros, diseñadores, maquetistes, arquitectos, etc.

La iniciativa surge cuando en una revista especializada se evidencia la urgencia de atender con infraestructura a diseñadores que fabrican y venden directamente al consumidor pero que no tienen la suficiente cifra de negocio para ser atendidos por las grandes marcas. Aun así estos profesionales viven de su trabajo y atienen pequeños nichos de mercado y necesidades locales.

TMDC es una nueva forma de industria, adaptada a los retos y oportunidades de hoy en día, dentro de la ciudad y compartida entre muchos productores. Se basa en los principios de economía colaborativa y circular:

  • Se comparte la infraestructura y herramientas entre mucha gente para reducir los costes.
  • Se crean espacios en los cuales se comparten conocimientos entre los veteranos y los
  • Se utilizan tecnologías para poder facilitar el acceso tanto a las instalaciones como
    materiales y herramientas.
  • Se utiliza infraestructura industrial en el centro de la ciudad, de esta forma
    manteniendo parte de la cultura de fabricar dentro de la ciudad, y dándole uso a antigues fábricas.
  • Se involucra a los usuarios en la toma de decisiones y desarrollo del espacio, para
    crear un proyecto colectivo.

El concepto del taller se basa en coworking. Es decir un espacio de fabricación con acceso flexible, puntual y adaptable. “Queremos facilitar que tanto los profesionales que empiezan –y no pueden comprar máquinas específicas- como los que necesiten en un momento dado herramientas que no tienen, puedan venir al taller y fabricar sin límites”, explican los emprendedores. En estos momentos, el taller tiene herramientas de carpintería, talladores cnc, talladoresláser e impresoras 3D. En un futuro, tienen previsto ampliar la infraestructura.

“Hemos valorado el regreso social del proyecto, al tratarse de un modelo cooperativo, efectivo y sostenible”, comenta Oriol Romances, presidente de ASCA y del jurado de los premios Josep Mª Josep Mª Piñol.