El Fondo Monetario Internacional – FMI, instituciones económicas, expertos, y un buen número de indicadores, pronostican una próxima recesión económica. Las causas serán diversas, pero una de significativa es que el endeudamiento a nivel mundial ha crecido a un ritmo exagerado. Según el informe del Instituto Internacional de Finanzas, IIF, la deuda global mundial es de 233 billones de euros, 324% del PIB.

En los años 2000 hubo una política fiscal y monetaria expansiva con bajos tipos de interés, que generó importantes déficits públicos, un fuerte aumento del endeudamiento y creó una burbuja bursátil e inmobiliaria que estalló en 2007, lo que obligó a los bancos centrales a impulsar una fuerte expansión monetaria – Quantitative Easing – para salir de la crisis.

Con un alto nivel de liquidez en el mercado y un coste del dinero irrisorio, la economía ha recuperado el crecimiento, y de momento, la inflación no se ha disparado. Pero el ciclo económico no se puede dar por cerrado hasta que el endeudamiento de los bancos centrales y el tipo de interés vuelva a la normalidad. La confianza en el Sistema Monetario Internacional, SMI, y en las principales monedas se mantiene, pero si un día se perdiera la confianza en alguna moneda importante la situación sería muy delicada.

Una vez conseguida la recuperación económica, ha llegado el momento de situar gradualmente el nivel de deuda y el tipo de interés a niveles razonables. (Tapering). La Reserva Federal estadounidense ya ha aumentado el tipo de interés y ha anunciado que el seguirá aumentando. Las consecuencias no se han hecho esperar, una fuga de inversiones de los países emergentes, como Argentina, Brasil, Sudáfrica, India o Turquía, para invertir con bonos americanos. También el Banco Central Europeo ha anunciado que a finales de 2018 dejará de comprar deuda y que el tipo de interés se irá subiendo a medida que la economía mejore.

¿Cuáles serán las consecuencias del Tapering? Se desestabilizará la economía? ¿Cuáles son los riesgos de entrar en una nueva recesión? ¿Resistirá el actual el sistema monetario? ¿Como encararán la recesión los gobiernos que están altamente endeudados?

Además del endeudamiento, son muchos los factores de riesgo existentes que pueden contribuir a una nueva recesión. La inestabilidad política, los desequilibrios económicos, las debilidades del sistema monetario internacional, la autoimpuesta política de aislamiento de Estados Unidos, el aumento del proteccionismos, un populismo cada vez más presente, o la existencia de serias incertidumbres políticas y económicas. Es una situación que genera desconcierto y desconfianza que aconseja, entre otras decisiones, hacer una reforma del sistema monetario internacional para intentar que en ningún caso la situación esté fuera de control.

Durante 70 años, el dólar ha sido, y es, la superpotencia del sistema financiero y monetario mundial. A pesar del fuerte aumento de la economía china, y el uso del renminbi, la primacía del dólar no se cuestiona. Pero se ha de impulsar una transición hacia un sistema multipolar más seguro y estable, en el que monedas como el euro, y el renminbi, y el propio FMI tengan un mayor protagonismo.

La propuesta más racional sería que el FMI impulsase las emisiones y uso de los Derechos Especiales de Giro, DEG, para convertirlos gradualmente en la principal moneda de reserva. Daría estabilidad y confianza en el sistema en un momento en que debido a la globalización, los cambios geopolíticos, la digitalización y la necesidad de proteger el medio ambiente, se está en un proceso de profundas transformaciones. Una reforma basada en que los DEG cogiesen un rol más central es factible y probablemente es la única alternativa al sistema monetario actual.

Pero esta propuesta genera una fuerte resistencia de los Estados Unidos por temor a perder muchos privilegios que les conlleva la preeminencia del dólar como principal moneda de reserva. Tampoco el FMI, en el que los Estados Unidos tienen mucha influencia, parece no está muy interesado en impulsar los DEG.

¿Qué pasará cuando venga la próxima crisis? En la crisis de 2008, los principales bancos centrales vertieron cifras astronómicas de liquidez al sistema. Ahora la preocupación es que dado el elevado endeudamiento existente una operación de esta envergadura no se podrá repetir, si no se quiere perder la confianza en un sistema monetario basado en el que sus monedas no tienen ninguna garantía que asegure su valor.

El riesgo de una nueva recesión afecto a todos a todos los países y por lo tanto al ser un problema global, exige la coordinación internacional al más alto nivel y seguramente el G-20 fuera el foro más adecuado.

El FMI debería convertirse gradualmente los DEG en la moneda básica del sistema mundial y verdadero activo internacional, actuar como banco de los bancos centrales y como prestamista en última instancia. Dado el extraordinario poder que el FMI tendría, debería ser políticamente más representativo, evaluar las repercusiones sociales de sus actuaciones y rendir cuentas.

Todos los países con elevado endeudamiento deben hacer un Plan para reducirlo. En cuanto a la Eurozona, hay que reconocer que ha tenido éxito en reducir el déficit presupuestario, pero a costa de aumentar el endeudamiento, excediendo con mucho, el objetivo fijado de no sobrepasar el 60% del PIB. En la Eurozona se debería congelar el porcentaje del endeudamiento sobre el PIB, iniciar un proceso gradual de su disminución, reestructurar parte de la deuda de los países más endeudados y profundizar la integración financiera.

Francesc Raventós

En resumen: el SMI tiene un serio problema para resolver, pero no hay la presión política suficiente para obligar a las principales autoridades políticas y monetarias, en el marco de instituciones multinacionales tomen las decisiones necesarias para evitar que una nueva crisis desestabilice la economía y la sociedad. ¿Tendremos que esperar a que estalle la recesión para empezar a tomar medidas?

Francesc Raventós
Ex decano del Colegio de Economistas de Cataluña

Article publicat a Is The Monetary System Facing The Risk Of Recession?, el 11/10/2018.