Iryna Moroz de Castelldefels quiere abrir una tienda de vestidos de novia y complementos Novias Ukraine en Sant Andreu de la Barca, concretamente en la Crta. de Barcelona 9. El local está muy céntrico, es amplio, luminoso, con escaparates bien visibles y no hay tiendas de este tipo alrededor.

Tiene formación de costura y patronaje, se conocedora del sector y hasta ahora hacía vestidos de novia en casa. Todos los productos provienen de Ucrania, y también hará venta online. Con este proyecto se crean dos puestos de trabajo, ya que contratará una parte de la jornada a una modista para hacer las modificaciones y adaptaciones necesarias en cada vestido.

Pide una ayuda a Acció Solidària Contra l’Atur ya que ha hecho una inversión importante para reformar el local (obra, pintura, muebles, instalación eléctrica, cámaras de vigilancia, AACC, permisos y fianzas), y comprar los stocks iniciales, pero necesita más importe para poder adquirir más stocks. ASCA le concede un microcrédito sin intereses de 10.000 € a devolver en 36 cuotas.

En febrero de 2018 fuimos a visitar el proyecto para hacer un seguimiento. La tienda ya hace un año que está abierta, vende vestidos de novia y complementos desde 300 € (los de oferta) hasta 1.500 €. En sus inicios también vendía vestidos de fiesta, pero ahora dejará de hacerlo debido a la poca rentabilidad y se concentrará sólo en los de novia / comunión y complementos de ambos.

Evaluando el primer año hubo una bajada de ventas entre los meses de septiembre y diciembre, pero parece que el 2018 se ha recuperado. Se detecta que la adquisición del vestido se hace sólo con 2-3 meses de margen, cuando antes era de 6 meses o más.

Aparte de la venta directa, también se hace online, y a través de la WEB y redes sociales. Paralelamente ha iniciado la venta al por mayor de una marca concreta, sobre todo en Andalucía. La venta online genera que la clientela no sólo sea local, sino que la gran mayoría proviene de todo Cataluña.

Durante este periodo han asistido a varias ferias del sector, han participado en desfiles, pero los resultados han sido flojos, por eso ahora concentrarán sólo en la feria internacional que se hace cada año a Feria 2. La Yrina y su marido, en Santiago que ahora la ayuda en el negocio, creen que para consolidar la tienda hacen falta 3 años.

¡Ánimos y fuerza para seguir con el proyecto!